Asignación de clases a los atletas

La asignación de clases a los atletas es un procedimiento único de los deportes paralímpicos que tiene por objeto garantizar que la competencia sea justa. En vista de que cada deporte en cualquier competencia paralímpica requiere diferentes habilidades y destrezas, también varía la forma en que repercute la discapacidad en el rendimiento de los atletas. Es por ello que cada deporte cuenta con sus propias reglas de clasificación.

Para los atletas con una discapacidad, la asignación de clases en las competencias de élite es fundamental por dos razones:

  • define cuáles son los atletas aptos para competir en cada deporte; y
  • divide a los atletas por clase, de acuerdo con el nivel de limitación para ejecutar la actividad.

Como consecuencia, la clasificación garantiza que un atleta o un equipo compitan en las mismas condiciones que los demás atletas. Además, da la certeza de que quien triunfe lo hará como consecuencia de sus habilidades, condición física, potencia, resistencia, capacidad táctica y concentración, es decir, los mismos factores que son la causa del triunfo en atletas sin discapacidad.

Antes de los Juegos Paralímpicos o los Juegos Parapanamericanos, cada atleta que compita habrá pasado por una evaluación llevada a cabo por oficiales técnicos autorizados (llamados “clasificadores”) designados por la federación internacional de cada deporte. Los clasificadores evalúan la discapacidad del atleta y la forma en que afecta su capacidad funcional en el campo de juego, de conformidad con las reglas de clasificación para cada deporte. Luego, se le asigna una clase a cada atleta. 


Tipos de discapacidad elegibles

Los atletas con alguna discapacidad física, visual o intelectual pueden dividirse en diez grupos de discapacidades elegibles para participar en los paradeportes.

Discapacidades físicas:

  • Limitación de la potencia muscular: disminución de la fuerza que generan los músculos, como los de una extremidad, un costado del cuerpo o la mitad inferior del cuerpo (por ejemplo, por lesiones en la médula espinal, espina bífida, poliomielitis).
  • Limitación en la amplitud de movimiento pasivo: disminución sistemática de la amplitud de movimiento en una o más articulaciones. No se incluyen enfermedades agudas como la artritis.
  • Pérdida o deficiencia en una extremidad: ausencia total o parcial de huesos o articulaciones como consecuencia de una amputación debido a una enfermedad, algún traumatismo o a la deficiencia congénita de las extremidades (como en el caso de la dismelia).
  • Diferencia en la longitud de una pierna: acortamiento significativo del hueso de una pierna debido a una deficiencia congénita o a algún traumatismo.
  • Baja estatura: la altura de pie es poca debido al acortamiento de piernas, brazos o tronco como consecuencia de un déficit musculoesquelético de las estructuras óseas o cartilaginosas.
  • Hipertonía: incremento excesivo de la tensión muscular y menor capacidad de extender un músculo como consecuencia de una lesión, enfermedad u otra afección que dañe el sistema nervioso central, como la parálisis cerebral.
  • Ataxia: falta de coordinación en el movimiento de los músculos (como en la parálisis cerebral o la ataxia de Friedreich).
  • Atetosis: movimientos desequilibrados e involuntarios y dificultad para mantener una postura simétrica (por ejemplo, por parálisis cerebral o coreoatetosis).

Deficiencias visuales:

Las deficiencias visuales se presentan cuando existe algún daño en uno o varios de los componentes del sistema visual como:

  • las deficiencias de la estructura o los receptores del ojo;
  • las deficiencias del nervio óptico o de las vías visuales;
  • las deficiencias en la corteza visual.

Intellectual impairments:

Discapacidades intelectuales: Las discapacidades intelectuales se definen como “un impedimento que se caracteriza por la limitación significativa tanto del funcionamiento intelectual como de las conductas de adaptación que se reflejan en las habilidades adaptativas de índole conceptual, social y práctica. Esta discapacidad se origina antes de los 18 años.” (American Association on Intellectual and Development Disability, 2010). 


Sistemas de asignación de clases

Los sistemas de asignación de clases varían según el deporte y son establecidos por las federaciones internacionales que rigen cada deporte.

Dichas federaciones deciden a qué tipo de discapacidad estarán dirigidos los deportes que representan. Algunos paradeportes están pensados para atletas con un único tipo de discapacidad. El golbol, por ejemplo, está abierto únicamente a atletas con deficiencias visuales, mientras que el atletismo y la natación están abiertos a atletas de cualquiera de los 10 grupos de discapacidades.

Las federaciones internacionales también deciden el nivel de gravedad de la discapacidad que debe tener un atleta para ser apto para competir en los deportes que representan (el impedimento debe ser lo suficientemente grave como para repercutir en el rendimiento del atleta).

En vista de que cada deporte requiere diferentes habilidades, cada deporte también tiene su propio sistema de asignación de clases. 


Clases deportivas

Las clases agrupan a los atletas en función de cuánto repercute la discapacidad en su rendimiento.

Por ende, una clase no comprende necesariamente un único tipo de discapacidad, sino que puede comprender a atletas con diferentes discapacidades. Sin embargo, aunque las discapacidades sean diferentes afectan el rendimiento deportivo del mismo modo.

En los deportes individuales, los atletas compiten contra otros atletas que pertenecen a la misma clase a fin de garantizar que el impedimento tenga la menor repercusión posible. En remo, por ejemplo, los atletas compiten en tres clases deportivas en función de si usan únicamente los brazos, los brazos y el tronco o los brazos, el tronco y las piernas para impulsar el bote.

En los eventos nacionales y en las competencias internacionales de menor envergadura, pueden competir juntos atletas de diferentes clases por una sola medalla debido a que no hay suficientes atletas para cada categoría a fin de organizar un evento competitivo. En estos casos, las diferentes clases deportivas se reemplazan por coeficientes que contemplan los diferentes niveles de limitaciones.

Para algunos paradeportes, como el levantamiento de pesas, existe una única clase. Para poder competir en dichos deportes, los atletas solo deben reunir ciertos criterios mínimos de discapacidad.

En los deportes por equipos, como el rugby en silla de ruedas, se asignan puntos a los jugadores que indican la limitación que tienen para realizar la actividad. Cuanto más bajo es el puntaje, mayor será la dificultad para ejecutar la actividad. La suma de los puntos de los integrantes de un equipo no puede superar determinado puntaje máximo al mismo tiempo en el campo de juego a fin de asegurar que la competencia con el equipo contario sea equitativa.


Asignación de las clases deportivas

La asignación de clases es llevada a cabo por los clasificadores, peritos técnicos en su área con conocimientos médicos de las discapacidades visuales, físicas e intelectuales. Cada federación internacional capacita y certifica a los clasificadores para que lleven a cabo el proceso de asignación de clases de su respectivo deporte.

La asignación de clases tiene lugar antes de cada competencia. En función de la discapacidad, pueden asignarse diferentes clases a un atleta a lo largo de su carrera. Determinadas discapacidades cambian con el tiempo (por ejemplo, la agudeza visual puede disminuir con el tiempo o la hipertonía puede aumentar).